Los productos concentrados ofrecen algunas ventajas importantes, entre ellas, conviene destacar: Son fáciles de transportar y de almacenar ocupando un espacio muy reducido, la dosificación es mínima por lo cual la reposición es más espaciada. Se recomienda la instalación de centrales de mezcla que administren el producto en su justa medida.